Diario
iconos
 
Foto Noticia
27/08/2015
"La actividad física es necesaria para cualquier dieta, no solo para la vegetariana"
Irene Bueno nos cuenta en qué consiste la autogestión de la salud, sobre la que sustenta su estilo de vida sana.

“Hemos olvidado que la salud es el estado natural del organismo, mientras que la enfermedad es solo la respuesta biológica a un estado de emergencia producido por nuestros malos hábitos”. Con esta frase define perfectamente lo que la autogestión de la salud supone para Irene Bueno (@irenebuenosalud), una ingeniera informática que hoy se gana la vida como monitora de musculación y de yoga, entrenadora personal, chef de cocina natural y nutricionista deportiva. Une en sus charlas motivacionales la importancia de una correcta dieta vegetariana con la realización de actividades físicas como forma de vida saludable.

¿En qué consiste la autogestión de la salud a través de la alimentación?

Consiste en no delegar nuestra salud ni nuestra alimentación en manos de terceros. Ni médicos, ni nutricionistas, ni terapeutas, ni gurús. Ni por supuesto ¡Internet! Consiste en hacerse responsable de la alimentación como herramienta para gestionar la salud, de la misma forma que nos hacemos responsables de muchas otras cosas en la vida. Tomamos nuestras propias decisiones en nuestra economía, con nuestra familia, con nuestro tiempo de ocio. Le dedicamos tiempo y recursos económicos, pero cuando se trata de salud, nos hemos vuelto muy vagos, meros espectadores. Queremos que "alguien" nos ponga una dieta perfecta que funcione, que nos haga sentir bien, que nos mantenga en nuestro peso, que sea fácil y rica, que admita caprichos de vez en cuando. ¡Lo queremos todo! Pero no queremos tomar decisiones para cambiar los hábitos. La autogestión de la salud pasa por un proceso de "vaciado mental", de borrar todo lo que "creemos" y todo lo que nos han contado, porque es solo eso: creencias, teorías y cuentos. Pasa por un proceso de formación, pero una muy filtrada. Todo lo que no se necesita o lo que no funciona en la práctica va fuera. No sirve para nada. Aunque muchísima gente viva de ello. Y lo más importante, la autogestión de la salud pasa por un proceso de experimentación y aprendizaje sobre uno mismo y su propio cuerpo.

¿Qué te llevó al vegetarianismo?

Me viene de familia: mi abuelo es vegetariano, mi padre también y yo he sido vegetariana desde que nací. Durante décadas en mi familia nos hemos dedicado a la difusión del vegetarianismo como forma de vida, tanto atendiendo personas en un centro de reposo vegetariano en Madrid como a través de una tienda de herbodietética (Central Vegetariana en Madrid) y colaborando con asociaciones vegetarianas en diversos eventos. Yo simplemente continúo con el legado, haciéndolo lo mejor que puedo. Y cuestionando también todas mis creencias (vegetarianas incluídas).

¿Cuáles son las ventajas que encuentras en la dieta vegetariana?

Todas y ninguna, porque hay mil maneras de hacer una dieta vegetariana. Por ejemplo: si hablamos de una dieta vegetariana basada en almidones (cereales y derivados) y proteínas (legumbres, frutos secos, semillas, lacteos y huevos), que abusa de cantidades (sobrealimentación), de incompatibilidades alimenticias (mezclivorismo) y que además no considera otras leyes naturales higienistas (ayuno, respirar aire puro en contacto con la naturaleza, actividad física, tomar el sol, etc.), entonces tengo que decir que el ser vegetariano en ese contexto no es ni más ético, ni más sostenible, ni más saludable que el forzarnos al omnivorismo de la dieta que la civilización propone, porque estamos cometiendo los mismos errores. Sin embargo, si hablamos de una dieta moderada en cantidades, en la que se come pocas veces al día (1 ó 2), en la que hay abundancia de vegetales (crudos y/o cocinados) y frutas (nuestro alimento ideal), hecha mediante una correcta transición dietética (porque no nacemos limpios y puros, ni nacemos vegetarianos en un buen vegetarianismo), entonces sí, te diría que es la forma más económica, saludable, ética y sostenible de alimentar a la especie humana. Pero todo esto tiene muchos matices, desde esos tres puntos de vista: salud, ética y ecología (sostenibilidad).

¿De qué manera logras cubrir la necesidad de nutrientes provenientes de la carne y el pescado a través de alimentos de origen vegetal?

La carne y el pescado no son nuestro alimento fisiológico. No somos carnívoros ni omnívoros. Es absurdo seguir manteniendo que la carne y el pescado contienen nutrientes que necesitamos, porque, además, me atrevo a decir que de la carne y el pescado que consumimos no somos capaces de asimilar ni un solo nutriente. Esos productos nos traen mucoproducción (constipación intestinal), putrefacción hasta que pueden ser eliminados y acidificación (generando sustancias como putrescinas, cadaverinas, amoníaco, ácido úrico, urea y un largo etcétera). La carne y el pescado no hay que sustituirlos, hay que sacarlos del menú, simplemente. Es tan absurdo como el que deja de fumar y le preguntan "¿y ahora de dónde sacas la nicotina?". Otra cosa es que para desengancharnos de ciertos alimentos (como de ciertas drogas nocivas), haya que hacerlo poco a poco reduciendo la dosis de esos alimentos para no sufrir grandes crisis depurativas (mono). Que la carne y el pescado contengan algunos nutrientes no significa que sea un alimento reconocido por nuestro aparato digestivo, ni que los podamos asimilar. Es más, está demostrado que generan muchas sustancias peligrosas mientras son "gestionados", que no asimilados. Si nos fijamos en el resto de especies con las que compartimos el planeta, todas ellas tienen su alimento ideal en la naturaleza, sin necesidad de una industria alimentaria detrás que lo produzca/procese. Además, su alimento ideal suele ser bastante reducido. Por ejemplo, los hervíboros pueden sacar todo aquello que necesitan solo del pasto. Los seres humanos "civilizados" somos la única especie que ha "decidido" que necesita abundancia y variedad y que va a comerse su alimento ideal (las frutas) y, además, el de todo el resto de especies. ¡Nos comemos todo lo que se nos antoja! Siempre, previa modificación.  

¿Qué importancia tiene la realización de ejercicio físico para completar la dieta vegetariana?

No somos plantas. Estamos diseñados para movernos y, si no lo hacemos, nos atrofiamos. Pero más que actividad física o deporte (como hoy lo entendemos, de dedicarle un pequeño tiempo limitado diario, intenso), yo prefiero hablar de vida activa. No nacimos para pasar 8 horas al día (o más) sentados delante de una televisión, de un móvil o de un ordenador, sino para la gran aventura de buscar nuestro alimento y un lugar seguro donde vivir. Pero como ya no vivimos una vida natural, sino una artificial en la civilización y "gracias" a la agricultura y a la industria alimentaria todo eso lo tenemos en cualquier supermercado a la vuelta de la esquina, vivimos la triste realidad del sedentarismo, llegando al absurdo de tener que "sacar tiempo" para movernos y hacer deporte. La actividad física es necesaria para cualquier dieta, no solo para la vegetariana. Es parte de nuestra naturaleza, un factor más de salud, al igual que la adecuada alimentación, respirar aire puro, ayunar o tomar el sol.

 
 
Compartir en redes sociales
 
bottom
Aviso legal Consulta Contacto Home facebook twitter youtube